jueves, 27 de julio de 2017

Sitio de Chillán

La noche en Chillán, ese 26 de julio, fue como se dice, de esos inviernos de antes. Mucha lluvia, lo que complicaba caminar por el barro y obligaba a abrigarse por el frío de la noche.
Tiempo antes había ocurrido la batalla de Yerbas Buenas y posteriormente la batalla de San Carlos. Eso motivó que las tropas realistas decidieran ir más al sur, hasta Chillán.
Amanecía y las tropas patriotas estaban en la cercanía de la ciudad, estratégicamente posicionadas, comenzando así el “Sitio de Chillán”. Era 27 de julio de 1813.
Durante dos días se realizaron intentos de llegar a una conciliación. No dieron frutos esos intentos y el 29 de julio comenzaron los cañonazos, los ataques hacia un Chillán que tenía una población habitual de 4 mil personas pero que ahora contaba con 9 mil habitantes considerando las tropas realistas.
Uno de los cañonazos llegó cerca del polvorín provocando varias muertes entre los patriotas. Eso, sumado al frío, a la fuerte lluvia, escasez de municiones, de víveres, hizo que finalmente levantaran el sitio y los patriotas se dirigieran algunos hacia Quirihue y otros hacia Concepción.
Chillán se sumaba a la historia de nuestro país. Y también a la historia de muchas familias que sufrieron con las tropas realistas, que no fueron agradables visitas para una ciudad con calles de tierra que se ubicaba al norte de la rivera del Río Chillán, entre el Estero Maipón (hoy Las Toscas) y el Estero Paso Hondo (hoy Las Lechuzas) que nacía desde la Laguna Nova, territorio que luego del sitio mostraba las empalizadas y trincheras construidas como defensa por los realistas, logrando que en la noche del día 7 al 8 de agosto, los patriotas comenzaron a efectuar su marcha en retirada.

No hay comentarios.: